El combustible diésel es conocido por su inestabilidad y esa falta de estabilidad provoca la formación de depósitos. A esto hay que añadir que los motores diésel son extremadamente sensibles a la degradación del combustible ¿Por qué?

Los depósitos que genera el combustible, a los que se suma la carbonilla que se origina por la propia combustión, acaban impidiendo la correcta inyección de combustible, lo que provoca pérdida de potencia y altas emisiones de gases en los vehículos.

Pérdida de potencia, más emisiones…

Sin embargo, las consecuencias de la formación de estos depósitos no pasan sólo por un mal rendimiento del motor, pues también se reduce su eficiencia (con lo que aumentan el consumo de carburante y las emisiones contaminantes) y, con el tiempo, pueden provocar, además, serios daños en el motor.

Esto, en el caso de los nuevos sistemas de inyección de combustible common rail de alta presión (HPCR en sus siglas en inglés), es aún más crítico, ya que las altas temperaturas y presiones con las que trabajan dichos sistemas pueden hacer que el combustible diésel produzca una mayor y más rápida descomposición incrementando aún más los depósitos de hollín.

Para reducir estos depósitos de impurezas en los inyectores, tan comunes en los motores HPCR, existen en el mercado limpiadores del sistema de inyección diésel. Estos productos reducen el impacto negativo de todos esos subproductos generados por el combustible y la propia combustión.

La mayoría de los limpiadores actuales eliminan los depósitos de la punta del inyector pero no alcanzan el interior del propio inyector. Sin embargo, BG Products ha desarrollado un limpiador que no sólo elimina, sino que también disuelve las impurezas de todo el sistema, incluidos los inyectores de combustible y las cámaras de combustión.

Y es que BG 245 Limpiador premium del sistema de alimentación diésel cuenta con detergentes de nueva generación diseñados para limpiar los depósitos más resistentes, como los que se encuentran dentro de los inyectores de los sistemas common rail de alta presión.

De esta forma, BG 245 disuelve y elimina los depósitos de carbonilla que se forman en el sistema, incluyendo inyectores y cámaras de combustión, por lo que está especialmente indicado para motores common rail e inyectores que trabajan a altas temperaturas.

Beneficios

Entonces ¿qué beneficios obtiene el vehículo que es sometido en el taller a un servicio de limpieza del sistema de inyección de combustible con BG 245 Premium? Además, de cumplir con la normativa de bajo contenido en azufre para combustibles diésel y no de contener alcohol, BG 245 Premium:

  • Limpia dentro de los inyectores de motores HPCR.
  • Elimina los depósitos internos del motor.
  • Lubrica bomba de combustible e inyectores.
  • Mejora el arranque en frío.
  • Reduce las emisiones contaminantes.
  • Suaviza el ralentí.
  • Consigue catalizadores y filtros de partículas más seguros.

Así, el taller tiene siete argumentos para aconsejar este servicio, y sus clientes, siete razones para realizarlo en sus vehículos con motorización diésel, que aún suponen más del 60% del parque de turismos (y casi el 30% de las ventas de coches nuevos).