El sistema de dirección asistida es responsable de hacer que el volante sea más sensible y fácil de girar. Si falla, puede ser peligroso, especialmente para alguien que nunca antes haya conducido un vehículo sin dirección asistida.

La buena noticia es que antes de fallar, es probable que el sistema muestre algunas señales de advertencia. Conocerlas en el taller es importante, ya que, por un lado, nos sirve para un rápido diagnóstico cuando un cliente acude a nosotros con alguna de estas ‘señales’ en su vehículo.

También para transmitírselas a nuestro usuario para que salga de dudas si sospecha que el sistema está fallando. Y es que, si los reconoce, tendrá más posibilidades de resolver el problema antes de que empeore, ahorrándose dinero en reparaciones y, lo que es más importante, evitando una situación potencialmente peligrosa.

Echemos un vistazo a cómo reconocer cuatro signos comunes de que su sistema de dirección asistida podría estar teniendo un problema:

# 1 – Dificultades al girar el volante

Un problema de la dirección asistida puede comenzar con una leve dificultad al girar al volante. El problema podría ser simplemente un bajo nivel del líquido de la dirección asistida. Sin embargo, esto suele indicar un problema más grave como una fuga.

No obstante, simplemente con rellenar el líquido podría no resolver el problema. Las fugas generalmente se encuentran en la cremallera de la dirección asistida. Si hay una fuga, el automovilista debe ser consciente de que tiene que ser reparada por un profesional lo más rápido posible. De ​​lo contrario, correrá el riesgo de reparaciones más costosas… y estará poniendo en riesgo su seguridad.

# 2 – Chirridos o ruidos agudos al girar

Una vez más, estos sonidos pueden ser causados ​​por una pérdida de líquido de dirección asistida. Sin embargo, el problema también puede ser causado por una correa de la dirección asistida defectuosa. Si se rompe por completo, el conductor se quedará sin asistencia en la dirección. Si la correa está dañada, debe reemplazarse lo antes posible.

A veces se puede escuchar un chirrido al girar el volante rápidamente o al conducir a velocidades más lentas. Esto a menudo puede indicar que la bomba de dirección asistida está comenzando a fallar. Si la bomba falla, el líquido no se distribuirá correctamente en el sistema y la dirección asistida dejará de funcionar.

# 3 – El volante vibra

A diferencia de algunas de las otras señales de advertencia que hemos examinado, la vibración del volante generalmente no tiene que ver con un nivel bajo del líquido de la dirección asistida. En cambio, esto probablemente se deba a que la correa de la dirección asistida está desalineada. Si la correa no está alineada correctamente con el tren de transmisión, o incluso está rota, puede causar una dirección inestable.

Si el volante vibra incluso mientras el automóvil está en ralentí, esto también puede ser una señal de que la correa de transmisión está fallando. Reemplace o vuelva a tensar las correas para resolver este problema.

# 4 – Líquido oscuro y sin olor

Es perfectamente normal no tener que reemplazar el líquido de la dirección asistida durante largos períodos de tiempo. Sin embargo, no dura para siempre. Compruebe el líquido en cada revisión periódica de los vehículos de sus clientes. Éste debe ser rojo y tener un olor bastante notable. Si se presenta oscuro y no tiene olor es probable que sea necesario reemplazarlo.

Asimismo, si alguna vez observa espuma o burbujas acumuladas en el fluido (ya sea nuevo o no), generalmente indica aire o agua en el sistema. Esto podría deberse a una fuga menor o incluso ser el resultado de problemas con la bomba de la dirección asistida.

No todos los fluidos y servicios de dirección asistida son iguales. BG Products ofrece productos de alta calidad para el cuidado de la dirección asistida para ayudar al taller a ser más eficiente… y rentable. Conozca nuestro Líquido de dirección asistida, así como el Acondicionador y el Limpiador.