Ya sabemos que cada fabricante establece un intervalo de cambio del aceite del motor distinto para cada propulsor. Esto provoca que, cada vez, sea un poco más complicado para el cliente del taller tener claro cuándo debe sustituir el lubricante, si bien hacerlo una vez al año (con matices) sigue siendo una solución más o menos acertada.

No obstante, la tecnología de los vehículos modernos también ayuda en esto. Y ahora el cliente del taller no tiene que recordar cuándo se supone que debe cambiar el aceite del motor de su coche, si éste incorpora un monitor de su vida útil. Este ‘monitor’ ofrece un porcentaje de vida útil del aceite restante y le avisará, con el testigo del cuadro de instrumentos o mediante el ordenador de abordo, cuando es necesaria su sustitución.

¿Cómo funciona este ‘monitor?

El ‘monitor’ de vida útil del aceite utiliza un algoritmo complejo para calcular el desgaste del aceite con el uso diario del vehículo. Este algoritmo tiene en cuenta la carga del motor, la temperatura del aceite, la temperatura del motor, la velocidad promedio del vehículo, las condiciones ambientales… Y utiliza esta información para calcular la vida útil del aceite del motor.

Sin embargo, este sistema de monitorización del aceite en los vehículos modernos, además de las ventajas evidentes, también tiene inconvenientes

Maximiza el intervalo de cambio de aceite

Entre sus ventajas, el propio monitor de vida útil del lubricante viene a determinar la frecuencia de un cambio de aceite en función del uso individual del conductor. De esta forma, algunas personas tendrán intervalos de cambio más cortos y otras tendrán períodos más largos. Todo depende de los hábitos y condiciones de conducción.

Así, el monitor ‘se asegurará’ de que su aceite tenga un rendimiento óptimo para el motor. Por lo tanto, maximizará el uso de la vida útil del aceite y, en algunos casos, reducirá los costes de mantenimiento.

También tiene desventajas…

La principal desventaja del sistema de monitorización de la vida útil del aceite es que el sistema tiene que hacer algunas suposiciones. Y todos sabemos lo que sucede cuando hacemos suposiciones. Estas suposiciones son la calidad del lubricante, su nivel…

Para convertir estas suposiciones en hechos, el profesional del taller puede ofrecer a sus clientes el limpiador de motores como BG EPR para utilizar antes del cambio de aceite. Después, una vez haya sustituido el lubricante (apostando por uno de calidad) es recomendable el uso de un protector de aceite como BG MOA (o BG DOC si el motor es diésel).

Un último consejo para el profesional: advierte a tu cliente de que cuando su vehículo le alerte de que es hora de cambiar su aceite, lo escuche. Si su coche ‘le dice’ que queda un 0% de vida útil del aceite, eso es exactamente lo que significa … y debe tomarlo en serio.