Reduce la temperatura de la caja de cambios manual, suavizando los cambios y aumentando considerablemente la vida de los fluídos y componentes. Mejora la estabilidad térmica.