Herramienta para limpiar el circuito de admisión completo, incluído válvula EGR. Los motores diesel y la conducción que se realiza en la mayor parte de los casos con ellos, provoca una acumulación de carbón en todos los conductos que forman la entrada del aire y circulación del mismo, obstaculizando la entrada y el flujo de aire al motor. El Servicio de Limpieza de Admisión se recomienda hacerlo una vez al año ó cada 30.000 km para mantener en perfectas condiciones todo el sistema.

Es de uso exclusivo profesional.