Consejos para rentabilizar aún más en el taller las revisiones de los frenos de tus clientes

Consejos para rentabilizar aún más en el taller las revisiones de los frenos de tus clientes

El sistema de frenos en los vehículos se encarga de reducir la velocidad de estos de manera segura. Al igual que los demás sistemas, ha ido mejorando con el tiempo hasta llegar al nivel de desarrollo actual. Además, los vehículos han ido incorporando una gran cantidad de tecnologías diseñadas para mejorar aún más la eficiencia de la frenada y hacerla más segura.

Todo para reducir los riesgos en carretera, algo de lo que cada vez más automovilistas son conscientes, por lo que no eluden las revisiones de los frenos periódicas en el taller ¿Podemos hacer estas operaciones más rentables? Sí, gracias a las soluciones que BG Products pone a disposición del profesional del mantenimiento y reparación de vehículos…

Los frenos, el cliente y el taller

Un reciente estudio de Gipa señala que el 61% de los conductores ha cambiado o revisado los frenos en los últimos 12 meses, frente al 58% que lo hacía en 2019. Algo que contrasta con otro estudio, realizado por la patronal de talleres Cetraa, que apunta que el 24% de los turismos de hasta cinco años que visita el taller lo hace con los frenos “muy desgastados”. Un porcentaje que ascendía al 20% en 2019.

Asimismo, en los turismos de más de 10 años, el 76% llega al taller con unos frenos muy desgastados, frente al 71% que lo hacía en 2019.

En cambio, en el caso de las unidades de entre seis y 10 años ese porcentaje sí se ha reducido en tres años al pasar del 61% en 2019 al 45% en 2022.

Las revisiones de los frenos en el taller

Siempre es un buen momento para recomendar en el taller revisiones de los frenos. Sin embargo, si hay una ocasión especialmente buena esa es en primavera ¿Por qué? Durante el invierno, el automóvil y sus componentes se someten a esfuerzos extremos por las bajas temperaturas y, en amplias zonas de nuestra geografía, también la nieve, el hielo, la lluvia, o la sal de la carretera.

¿Y qué deben incluir una las revisiones de los frenos profesionales? Si no se escuchan ruidos sospechosos ni hay vibraciones que impulsen a acudir al taller, conviene recomendar una revisión del sistema cada 15.000/20.000 km (habitualmente coincidirá con la revisión anual) para evitar riesgos.

1.- Revisiones de los frenos: pastillas

Las pastillas están en buen estado hasta que alcanzan su espesor mínimo, es decir, el espesor por debajo del cual no funcionan correctamente. Las pastillas de freno normalmente incluyen un indicador de desgaste que señala cuándo reemplazarlas. Dependiendo del tipo de sistema de frenos, es posible que tenga un indicador de desgaste eléctrico o acústico.

2.- Revisiones de los frenos: discos

También los discos de freno deben reemplazarse cuando alcanzan su espesor mínimo. Deben realizarse mediciones con un calibre en al menos 4 puntos diferentes del disco y el valor más bajo se utiliza como referencia. Este valor debe compararse con el número grabado en el disco e indicado como “MIN TH”. Si la medida tomada muestra valores por debajo de MIN TH, el disco debe sustituirse. Lo más importante es que los discos se reemplacen por pares (mismo eje), incluso si solo uno está por debajo del nivel mínimo de desgaste.

3.- Revisiones de los frenos: líquido

El líquido de frenos es imprescindible para que el sistema esté bien lubricado. Su presencia asegura una distancia de frenado correcta y protege de cualquier peligro. Por el contrario, si el nivel es bajo y o el líquido se ha agotado, podría generarse el temido bloqueo por vapor (vapor lock), es decir, un peligroso sobrecalentamiento del sistema, con la consiguiente imposibilidad de frenar en la distancia correcta, con graves consecuencias para los ocupantes, los demás automóviles y los peatones.

4.- Revisiones de los frenos: pinzas

Las pinzas, a diferencia del resto de componentes del sistema de frenos, no se dañan ni se rompen por fricción, sino por desgaste normal o causas imprevistas. En condiciones meteorológicas extremas, la vida útil de las pinzas se reduce: la nieve, las heladas, la sal o agentes químicos actúan negativamente sobre ellas.

Otros elementos del sistema a revisar son los rodamientos y cubo de rueda (holguras, daños…), tuercas, roscas del perno de la rueda, tubo flexible del freno…

Las soluciones rentables de BG Products

Para realizar cambios de discos, pastillas y/o líquido de frenos en el taller más rentables, el mecánico profesional cuenta con las soluciones que propone BG Products.

De este modo, independientemente del vehículo que visite tu taller, BG Products ofrece líquidos de freno DOT 4, Super DOT 4 y DOT 4 de baja viscosidad, incluso DOT 3, que cumplen con todas las especificaciones internacionales.

Asimismo, el taller puede contar, para operaciones más eficientes, con la Máquina Intercambio Líquido de Frenos (BG PF7 Brake System Service), que elimina de manera rápida, efectiva y limpia, y en pocos minutos, el líquido usado, reemplazándolo por el nuevo.

La oferta de BG Products para el sistema de frenos se completa con el Limpiador de Frenos PN 413 BG BRAKE CLEANER (limpia, desengrasa y es fácil de usar al aplicarse sin desmontar la unidad de freno); el Antichirridos PN 860 BG STOP SQUEAL (elimina o previene el ruido de los frenos al impregnar la pastilla con ingredientes que reducen la adherencia entre la pastilla y el disco); y la Grasa de Frenos PN 605 BG BRAKE LUBE. (de uso profesional, se aplica al soporte de la pinza que mantiene la pastilla en su lugar, lo que permite que las pastillas se deslicen y entren en contacto con el disco a medida que se desgastan).

Todas ellas, soluciones que mejoran la sustitución de los elementos básicos del sistema de frenos o bien retrasa su cambio, mejorando su comportamiento y rendimiento… y consiguiendo clientes más satisfechos.

Y es que, BG Products y Guaja Trading ayudamos a los negocios de mantenimiento y reparación de vehículos a generar más ingresos, a optimizar sus recursos, a mejorar su rentabilidad, y a fidelizar a sus clientes sean particulares o profesionales ¿Aún no nos conoces?

BG Products facilita el trabajo diario del taller con sus guías online de búsqueda de fluidos y aditivos para transmisiones automáticas, manuales y diferenciales

BG Products facilita el trabajo diario del taller con sus guías online de búsqueda de fluidos y aditivos para transmisiones automáticas, manuales y diferenciales

Nuevas funcionalidades en la web de BG Products-Guaja Trading


BG Products, líder mundial en la fabricación de productos químicos y maquinaria para el mantenimiento profesional del motor, a través de su distribuidor en España Guaja Trading, trabaja día a día para ofrecer no sólo productos que mejoran el rendimiento de los vehículos sino que ayudan al taller a ser más rentable con operaciones que consiguen clientes satisfechos. En este sentido, y para facilitar aún más el trabajo del mecánico profesional, la marca acaba de lanzar una nueva sección en su web que hace más sencilla y rápida la búsqueda de fluidos y aditivos para transmisiones manuales, automáticas y diferenciales.

La nueva Guía de fluidos por tipo de transmisión de BG Products, con más de 60 registros para aplicaciones en los distintos tipos de transmisiones automáticas que hay en el mercado, facilita la búsqueda de los productos, así como de las cantidades necesarias para cada aplicación. Además, permite ver de un vistazo la guía completa para una mejor identificación de los productos y sus aplicaciones.

De igual forma, su Guía de aplicación de fluidos de transmisión por especificaciones, con más de 500 registros, permite al profesional del mantenimiento y reparación de vehículos encontrar los fluidos alternativos BG Products por especificación de fabricante. La búsqueda se puede realizar tanto por marca como vía OEM Fluido PN.

Por último, las nuevas guías interactivas disponibles en la web de BG Products – Guaja Trading se completan con la Guía para transmisiones manuales y diferenciales. Con más de 40 registros, ofrece recomendaciones de fluidos para los componentes de la línea de transmisión delanteras y traseras diferenciales, transmisiones manuales, caja de transferencia, Haldex, transeje y aplicaciones de transmisión final.

Guías en continua actualización

Las nuevas guías, disponibles en https://bgprodservicios.es/guias/ y que se irán ampliando y actualizando periódicamente para hacer la labor del taller más sencilla día a día, han sido desarrolladas por BG Products – Guaja Trading con el objetivo de seguir poniendo a disposición de los profesionales del mantenimiento y reparación de vehículos útiles herramientas y soluciones que les ayudan en el día a día de sus negocios.

Los profesionales del taller tienen a su disposición más información sobre la herramienta de búsqueda de Fluidos para Transmisiones y diferenciales en nuestro canal de YouTube: https://youtu.be/ev5XF4hEAy8.

¿Necesita mantenimiento la dirección asistida? La operación sencilla y rentable en el taller que alarga su vida útil

¿Necesita mantenimiento la dirección asistida? La operación sencilla y rentable en el taller que alarga su vida útil

La dirección asistida no es ninguna novedad, pues fue en 1926 cuando Francis W. Davis patentó el primer sistema hidráulico. Inicialmente, la equipaban camiones y autobuses, siendo hoy prácticamente el estándar en los turismos.

En sus inicios funcionaban de formas variadas: por vacío, por aire comprimido, por aceite, etc. Hoy, pueden catalogarse en tres tipos: hidráulicas (antes mayoritarias y ahora casi inexistentes en los turismos); electro-hidráulicas (durante un tiempo la favorita de los fabricantes de vehículos); y eléctricas (la más habitual hoy, pues reduce el consumo de carburante, siendo a la vez compacta y ligera). Y para todas ellas, BG Products ofrece sus soluciones para uno de sus elementos clave: el líquido de la dirección.

¿Puede ser la dirección asistida un problema para el cliente del taller?

El sistema de dirección asistida se diseña para que su vida útil sea la misma que la del coche, siempre y cuando no tenga fugas o pérdidas de líquido o haya que repararlo o sustituirlo.

Muchas de las causas que provocan fallos o averías en el sistema derivan de utilizar aceite de baja calidad y por no sustituirlo a tiempo. Las causas que provocan averías en el sistema de dirección asistida y que deterioran el aceite son:

  • Sobrecalentamiento.
  • Conducir de forma brusca o agresiva.
  • Aparcamientos con golpes en bordillos.
  • Utilizar aceites de mala calidad.

Cabe destacar que los vehículos modernos montan unas válvulas de derivación de protección para evitar posibles daños y roturas.

Signos de avería en el sistema

Principalmente, hay cuatro signos que avisan de que el sistema puede estar fallando:

⛔️ Dificultades al girar el volante. El problema podría ser simplemente un bajo nivel del líquido de la dirección asistida. Sin embargo, esto suele indicar un problema más grave como una fuga.

⛔️ Chirridos o ruidos agudos al girar. También pueden producirse ​​por una pérdida de líquido. Sin embargo, el problema también puede venir por una correa de la dirección asistida defectuosa.

⛔️ El volante vibra. A diferencia de algunas de las estas señales, la vibración del volante generalmente no tiene que ver con un nivel bajo del líquido de la dirección asistida. Más bien, se debe a que la correa de la dirección asistida está desalineada.

⛔️ Líquido oscuro y sin olor. El líquido de la dirección asistida no dura para siempre. Debe ser rojo y tener un olor bastante notable. Si se presenta oscuro y sin olor es necesario reemplazarlo.

El líquido de la dirección asistida

Como todo profesional sabe, la dirección asistida incorpora un fluido que lubrica y evita que las partes móviles del sistema sufran desgaste y corrosión. Con el tiempo, éste pierde sus propiedades, por lo que es necesario cambiarlo cada cierto tiempo.

Este aceite/líquido debe tener color rojizo y no contar con impurezas ni residuos. Si vemos que ha perdido color, densidad o cuenta con elementos extraños, debemos cambiarlo para evitar posibles daños en el sistema.

Muchas marcas recomiendan sustituir el líquido de la dirección asistida cada 1-2 años y otras, incluso, cuando se alcancen los 90.000-100.000 km ¿Cuándo recomendar en el taller su sustitución?:

  • El líquido oscurecido y ha cambiado de color.
  • El cliente ha percibido un olor a quemado.
  • Existe una mayor resistencia mayor al girar el volante.
  • Presencia de ruidos al girar la dirección.
  • Pérdida de líquido hidráulico.

Con cualquiera de estos síntomas, el cliente debe visitar nuestro taller para su diagnóstico y la posible sustitución de algún componente del sistema y, por supuesto, del líquido.

Por otra parte, si se efectúa alguna operación de reparación o sustitución de la bomba hidráulica o cualquier otro componente del sistema también hay que reponer el líquido, teniendo en cuenta que debe poseer las propiedades que estipula el fabricante del vehículo.

El mantenimiento preventivo

Entonces, ¿cuál es la mejor forma de evitar problemas en este sistema? Como siempre: el mantenimiento preventivo. Cumplir con las recomendaciones del fabricante en cuanto a los servicios requeridos (incluida la sustitución del líquido de la dirección asistida si es necesario) es un gran paso para mantener este sistema en buen estado y alargar su vida útil.

Y es que, como la mayoría de los sistemas de un vehículo, el de la dirección asistida se basa en un líquido especial para que funcione sin problemas. Cuando ese fluido se ve comprometido, causa problemas en el sistema.

De esta forma, y como decíamos antes, si el cliente escucha ruidos extraños, puede ser que hay poco líquido en el sistema, o que está sucio o contaminado… o todo al mismo tiempo. En cualquier caso, la cremallera de la dirección asistida no funcionará como debería.

¿Y cómo solucionar el problema? En el mejor de los casos, puede ser tan simple como rellenar el depósito del líquido de la dirección asistida. Sin embargo, en escenarios más complicados, podría haber una fuga en el sistema o una pieza dañada que deba ser reemplazada.

No todos los fluidos y servicios de dirección asistida son iguales. BG Products ofrece productos de alta calidad para el cuidado de la dirección asistida para ayudar al taller a ser más eficiente… y rentable, con dos opciones: dependiendo de si se trata de sistemas EPS —eléctricos— (PN 334 / 33432) o no (PN 332 / 33232), así como el Acondicionador/Sellador y el Limpiador, que elimina de forma segura y efectiva los depósitos acumulados de las bombas, líneas, cremallera y válvulas de la dirección.

¿Sabes cómo generar más ingresos, optimizar tus recursos y mejorar tu rentabilidad? Descubre cómo BG Products y Guaja Trading, su importador y distribuidor en España, ayudamos a los negocios de mantenimiento y reparación de vehículos a generar más ingresos, optimizar sus recursos y mejorar su rentabilidad con operaciones que, además, consiguen clientes satisfechos ¿Aún no nos conoces?

¿Es posible rentabilizar cada sustitución del líquido de frenos en el taller? Todo lo que necesitas saber sobre este fluido

¿Es posible rentabilizar cada sustitución del líquido de frenos en el taller? Todo lo que necesitas saber sobre este fluido

El cambio del líquido de frenos es una operación tan sencilla y rutinaria en el taller que, quizá, no se le presta atención. Y es que se trata de una intervención que puede ser muy rentable para los negocios de reparación y mantenimiento de vehículos, gracias a BG Products, como veremos…

Este fluido, fundamental para el sistema de frenado, suele despertar algunas dudas entre los profesionales en cuanto a selección, compatibilidad… algo comprensible, teniendo en cuenta la variedad de tipos de líquidos de frenos en el mercado.

Las normas que clasifican los líquidos de frenos

La clasificación de estos fluidos está regida, principalmente, por tres organizaciones de normalización reconocidas internacionalmente: FMVSS, ISO y SAE (todas, por sus siglas en inglés).

La más común es la DOT (siglas de Department of Transportation) de la FMVSS, que replica las especificaciones ISO y SAE correspondientes, y que establece los criterios de rendimiento del fluido, sobre todo, el punto de ebullición y la viscosidad.

Los líquidos de frenos DOT: semejanzas y diferencias

Bajo esta norma DOT, los líquidos de frenos se clasifican como DOT 3, DOT 4 y DOT 5, que, a su vez se subdividen en DOT 5 (a base de silicona) y DOT 5.1 (sin silicona).

Los DOT 3, DOT 4 y DOT 5.1 son químicamente similares y comparten características:

  • Contienen glicol-éter y ésteres de borato.
  • Cuando son nuevos, son incoloros o de color amarillo pálido y transparentes.
  • Son higroscópicos, es decir, atraen al agua y se mezclan con ella.

Mientras, el líquido de frenos DOT 5, mucho menos común, es diferente. Es un fluido a base de silicona que es hidrofóbico, es decir, repele el agua ¿Y eso es bueno? No tanto. Cuando entra humedad en un sistema de frenos con este tipo de líquido, el agua forma una capa separada en lugar de mezclarse con el líquido. Esto causa graves problemas de corrosión porque el agua tiende a acumularse.

Punto de ebullición y viscosidad del líquido de frenos

Cada tipo de líquido de frenos tiene su propio estándar de punto de ebullición mínimo y cada uno debe cumplir con las especificaciones FMVSS No. 116 para puntos mínimos de ebullición en seco y húmedo ¿Y cómo se mide esto? El punto de ebullición seco se mide con un líquido nuevo en un recipiente sellado con 0% de agua. Mientras, el punto de ebullición húmedo se mide en un fluido que contiene un 3,7% de agua, para simular un líquido de frenos desgastado.

¿Y por qué esta prueba? Con el tiempo, es inevitable que la humedad aparezca en el sistema de frenos. Una humedad, que degrada el rendimiento del líquido al reducir su punto de ebullición, y que favorece la corrosión, lo que puede provocar graves averías.

¿Por qué un punto de ebullición más bajo del líquido de frenos es malo?

El agua tiene un punto de ebullición más bajo que el líquido de frenos, por lo que, cuanto mayor es la presencia de agua, menor es el punto de ebullición. Así, cuando los frenos se utilizan de forma agresiva o en maniobras de frenado intensas, se eleva tanto la temperatura en el sistema, que puede hacer que el líquido hierva, lo que genera vapor.

Y dado que los frenos funcionan hidráulicamente, es importante que el líquido no sea comprimible, pues el vapor es gas. Y el vapor aumenta drásticamente la compresibilidad y reduce la potencia de frenado.

¿Y cómo influye la viscosidad?

La viscosidad (espesor) del líquido de frenos es cada vez más importante en los vehículos, por los avances en sistemas de seguridad como el control de estabilidad (ESP), el antibloqueo de frenos (ABS) o el control de tracción (TCS).

Para que estos sistemas funcionen correctamente, deben poder accionar las pinzas de freno hasta 15 veces por segundo. Eso significa que el líquido de frenos debe tener una viscosidad muy baja y fluir fácilmente, especialmente a bajas temperaturas, pues un líquido de frenos de alta viscosidad nunca podría lograr esa capacidad de respuesta.

¿Qué líquido de frenos es el adecuado para cada automóvil?

En BG Products lo tenemos claro: siempre el tipo especificado por el fabricante del vehículo, que vendrá reflejado en su libro de mantenimiento.

No obstante, por regla general, se puede utilizar el tipo recomendado o uno superior. Así, si un automóvil requiere un líquido DOT 4, no puede sustituirse por un DOT 3. Sin embargo, si el requerido es DOT 3, es aceptable usar DOT 4 o DOT 5.1 en su lugar.

Eso sí, nunca se pueden mezclar (o sustituir) cualquiera de ellos con un DOT 5. Y es que si un líquido a base de glicol se mezcla con uno a base de silicona, la mezcla se gelificará y causará daños catastróficos al sistema. Por tanto, el líquido de frenos DOT 5 nunca debe mezclarse con los DOT 3, DOT 4 o DOT 5.1. El líquido de frenos DOT 5 suele ser de color púrpura, por lo que se reconoce fácilmente.

Hay otros líquidos de frenos que se presentan en el mercado bajo denominaciones como “Super DOT 4” o “DOT 4 Plus”. Aunque no existen estándares formales específicos para ellos, suelen situarse en el entorno de los de fluidos DOT 5.1.

La solución de BG Products

Independientemente del vehículo que visite tu taller, BG Products tiene un líquido de frenos de alta calidad para el taller. Ofrecemos líquidos de frenos DOT 4, Super DOT 4 y DOT 4 de baja viscosidad, que cumplen con todas las especificaciones internacionales.

Asimismo, el taller puede contar, para operaciones más eficientes, con la Máquina Intercambio Líquido de Frenos (BG PF7 Brake System Service), que elimina de manera rápida, efectiva y limpia, y en pocos minutos, el líquido usado, reemplazándolo por el nuevo (un indicador visual avisa al técnico cuándo necesita ser rellenada con líquido nuevo).

La oferta de BG Products para el sistema de frenos se completa con el Limpiador de Frenos PN 413 BG BRAKE CLEANER; el Antichirridos PN 860 BG STOP SQUEAL; y la Grasa de Frenos PN 605 BG BRAKE LUBE.

Y es que, BG Products y Guaja Trading ayudamos a los negocios de mantenimiento y reparación de vehículos a generar más ingresos, optimizar sus recursos y mejorar su rentabilidad ¿Aún no nos conoces?

El mantenimiento de la dirección asistida: más allá de solucionar ruidos

El mantenimiento de la dirección asistida: más allá de solucionar ruidos

Los ruidos en los coches no anticipan, por regla general, nada bueno. Todo aquel ruido más allá de los habituales debe poner en alerta a cualquier conductor. Y es labor del taller concienciar en este aspecto, ya que una detección a tiempo de cualquier pequeño fallo puede suponer el evitar una avería más importante.

Cualquier componente del vehículo es susceptible de emitir algún ruido (ya sea en forma de crujido, chirrido, quejido…) en caso de fallo y la dirección no es una excepción. Así, cualquier ruido que el cliente del taller detecte en la dirección de su vehículo, por ejemplo, cuando gira el volante, puede ser síntoma de un problema en este sistema.

El sistema de dirección asistida

El sistema de dirección asistida ayuda a los automovilistas a girar sin esfuerzo el volante. Hasta su invención y proliferación en el parque de vehículos, los conductores tenían que ‘luchar’ con su volante para moverlo, especialmente, al realizar determinadas maniobras. Y cuanto mayor era el motor, mayor era la ‘lucha’.

De este modo, la dirección asistida, es un sistema complejo que entrega potencia al mecanismo de la dirección para que sea más fácil de conducir. Las hidráulicas fueron de los primeros modelos de dirección asistida junto con las de vacío, pero las primeras terminaron por imponerse. Son las más habituales en toda clase de vehículos aunque están siendo sustituidas por las electro-hidráulicas y las eléctricas, de forma que apenas las vemos en los nuevos modelos.

La dirección hidráulica —con un mantenimiento sencillo— utiliza energía hidráulica para generar la asistencia. Para ello, utiliza una bomba hidráulica conectada al motor. El funcionamiento puede variar dependiendo del fabricante, pero el modelo más general aprovecha la propia cremallera como pistón hidráulico para generar la asistencia.

Así, cuando el conductor gira el volante, la válvula de control que actúa a modo de sensor y distribuidor hidráulico, permite el paso del fluido hacia uno de los lados del pistón, aumentando la presión en ese lado y haciendo que la cremallera se desplace axialmente hacia el lado al que el conductor gira el volante. Una vez que el conductor deja de girar el volante, la presión se iguala y la cremallera queda en su posición original.

Si bien los sistemas de dirección asistida eléctrica tienen algunas ventajas (como ayudar a la eficiencia del combustible), también tienen inconvenientes. Así, algunos sistemas de dirección asistida eléctrica no utilizan líquido, pero los que sí lo tienen deben ser mantenidos. Esos sistemas son más complicados para trabajar en ellos y son más costosos de reparar o reemplazar si llega el momento de hacerlo.

Lo mejor: el mantenimiento preventivo

Entonces, ¿cuál es la mejor forma de evitar problemas en este sistema? Como siempre: el mantenimiento preventivo. Cumplir con las recomendaciones del fabricante en cuanto a los servicios requeridos (incluida la sustitución del líquido de la dirección asistida si es necesario) es un gran paso para mantener este sistema en buen estado y alargar su vida útil.

Y es que, como la mayoría de los sistemas de un vehículo, el de la dirección asistida se basa en un líquido especial para que funcione sin problemas. Cuando ese fluido se ve comprometido, causa problemas en el sistema.

De esta forma, si el cliente del taller escucha un ruido anormal (chillido, quejido o chirrido), puede indicar que hay poco líquido de la dirección asistida en el sistema, o que el líquido está sucio o contaminado… o todo al mismo tiempo. En cualquier caso, la cremallera de la dirección asistida no funcionará como debería. De ahí, los ruidos extraños.

¿Y cómo solucionar el problema? En el mejor de los casos, puede ser tan simple como rellenar el depósito del líquido de la dirección asistida. Sin embargo, en escenarios más complicados, podría haber una fuga en el sistema o una pieza dañada que deba ser reemplazada.

Si nuestra función pedagógica no ha caído en saco roto, en caso de duda, el cliente acudirá a su mecánico de confianza, a nuestro taller, para que revisemos su vehículo y podamos corregir el problema.

¿Sabes cómo generar más ingresos, optimizar tus recursos y mejorar tu rentabilidad? Descubre a BG Products y Guaja Trading, su importador y distribuidor en España, en este vídeo.