No subestimes los depósitos de carbonilla en el motor de los vehículos de tus clientes: cómo abordarlos en el taller

No subestimes los depósitos de carbonilla en el motor de los vehículos de tus clientes: cómo abordarlos en el taller

Los depósitos de carbonilla son inevitables y muchos profesionales del mantenimiento y reparación de vehículos no los toman en serio porque consideran que la carbonilla forma parte del propio funcionamiento del motor.

Pero, cuando no se trata, estos depósitos reducen la eficiencia de su motor y pueden dañar mecánicamente los componentes del motor. De este modo, su acumulación puede aumentar el consumo de combustible y dar lugar a reparaciones costosas, pues requieren de mucha mano de obra.

Y aquí es donde el taller puede confiar en las soluciones de BG Products, que consiguen resultados 100% satisfactorios con operaciones rentables para el negocio…

¿Qué son los depósitos de carbonilla?

Los depósitos de carbonilla en un motor de combustión interna son muy nocivos, formándose en las superficies internas como el cárter, los pistones y los anillos de los pistones, la admisión y las válvulas de admisión, así como en los inyectores.

La sustancia se forma cuando el aceite, el vapor del aceite y el combustible reaccionan con temperaturas muy altas, presiones extremas y oxidación. Todas ellas, siempre presentes en los motores de combustión interna.

Su proceso de formación se puede explicar de forma científica como la polimerización de moléculas de carbono en estructuras de cadena larga depositadas en la superficie de un componente del motor.

¿No son los motores modernos más eficientes?

Para explicar por qué se forman depósitos de carbonilla en los motores modernos, podemos destacar algunas claves.

¿Cuándo son más eficientes?

No nos referimos a kilometraje (relación litros por km) sino a la potencia (par) producida por la mezcla de aire y combustible dada bajo una carga y velocidad de motor específicas.

En pocas palabras, el motor de combustión interna es más eficiente a baja velocidad del motor y situaciones de alta carga. Si bien este punto óptimo (rango de mayor eficiencia de combustible) será diferente para cada motor, en términos generales, la afirmación es cierta.

¿Cómo influyen las nuevas tecnologías?

Los motores modernos, más pequeños y reducidos, están turboalimentados, en el caso de los de gasolina de inyección directa (GDI). En estos, la inyección directa ofrece más control sobre cuándo y cuánto combustible se rocía, lo que significa que puede producir el par máximo de potencia para hacer el trabajo necesario para mover el vehículo.

Además, las transmisiones automáticas de 8 y 10 velocidades (cada vez más presentes en los motores modernos) extraen toda la potencia de la menor cantidad posible de desplazamiento del motor al equilibrar una velocidad baja del motor y una carga alta.

Todas estas tecnologías son excelentes para mantener el motor funcionando cerca o dentro de ese punto óptimo de consumo de combustible. Lo mismo ocurre con los motores de combustión de los vehículos híbridos eléctricos (HEV). De hecho, el ciclo de encendido y apagado de los motores de gasolina híbridos eléctricos crea el ambiente ideal para que se formen depósitos y se absorban por calor, formándose en las superficies internas del propulsor.

¿Por qué se forman depósitos de carbonilla en los motores modernos?

Cuando un motor moderno opera cerca de su punto óptimo más eficiente, está bajo una carga muy alta. Y cuando estos motores están bajo carga alta, funcionan a temperaturas mucho más altas. En estas condiciones, durante períodos prolongados, el motor se satura de calor y es más fácil que se formen depósitos de carbonilla. En resumen:

  1. Los motores modernos operan más eficientemente bajo cargas pesadas.
  2. Por tanto, producen más calor durante su funcionamiento.
  3. El calor interactúa con el vapor del combustible no quemado, el aceite de motor evaporado y el propio aceite para formar depósitos de carbonilla.

Para complicarlo todo, el lubricante que se usa en los motores modernos también contribuye al problema. Muchos fabricantes han adoptado aceites de baja viscosidad (más ‘delgados’) para promover la eficiencia del motor (cuanto más delgado es el aceite, menos arrastre sobre el motor).

Si bien los aceites de menor viscosidad hacen que el motor sea más eficiente, se descomponen y evaporan mucho más rápido. Y este aceite evaporado se deposita por todas las partes del motor. En muchos casos, estos depósitos pueden desarrollarse muy rápidamente.

¿Cómo abordar en el taller los depósitos de carbonilla?

  1. Sigue recomendando los cambios del aceite en los intervalos recomendados por el fabricante del vehículo. Pero recuerda, muchos clientes operan sus vehículos bajo condiciones extremas. En estos casos, los intervalos recomendados, incluso, son demasiado largos por lo que no está de más aconsejar hacerlos antes.
  2. Usa un aceite totalmente sintético de alta calidad y un aditivo para el aceite para reducir la oxidación del aceite y limitar la cantidad de depósitos.
  3. Recomienda el uso de combustibles de calidad.
  4. Educa a tus clientes sobre el valor del mantenimiento preventivo. Existen métodos para limpiar la carbonilla del sistema de inyección, los inyectores de combustible y las cámaras de combustión (tanto para motores diésel como de gasolina) realizados con herramientas especiales y fluidos específicamente formulados para disolver los depósitos de carbonilla para que puedan ser expulsados ​​del motor.

Conclusiones

  • Previene la formación de depósitos de carbonilla en los motores de los coches de tus clientes.
  • Ayúdalos a evitar costosas reparaciones relacionadas con la presencia de carbonilla en el motor.
  • Agrega a la lista de tareas requeridas de mantenimiento preventivo de los vehículos de tus clientes la eliminación de depósitos de carbonilla.

Y para llevarlo a cabo recuerda que en BG Products y Guaja Trading trabajamos día a día para ayudar a los negocios de mantenimiento y reparación de vehículos a generar más ingresos, optimizar sus recursos y mejorar su rentabilidad, mientras fideliza clientes ¿Aún no nos conoces?

Consejos para incrementar los ingresos de tu taller con operaciones que mejoran tus cambios de aceite

Consejos para incrementar los ingresos de tu taller con operaciones que mejoran tus cambios de aceite

¿Cuántos cambios de aceite se realizan en tu taller en una semana? ¿O al mes? ¿Y en un todo un año? Sin duda, los cambios de aceite están entre las operaciones estrella de cualquier negocio de mantenimiento y reparación de vehículos, por no decir que es ‘la’ operación estrella.

Para un correcto funcionamiento del motor es fundamental que esté bien lubricado para reducir la fricción y disipar el calor generado por las altas temperaturas de trabajo a las que se ven sometidos, especialmente, los propulsores más modernos.

De ahí, la importancia que tiene que, desde el taller, recomendemos el cambio de aceite y filtro a nuestros clientes en los intervalos recomendados por el fabricante. Incluso, si ese kilometraje no se completa en un año, aconsejar la sustitución anual para evitar, en todo caso, un aceite excesivamente contaminado por las impurezas que acaba acumulando.

Y con cada cambio de aceite (y filtro) ¿podemos ofrecer a nuestros clientes algo más? Además de un trato y un servicio excelente, el profesional del taller puede recomendar cambios de aceite (también con lubricantes BG Products), mejorados con soluciones que llevan esta operación a un nivel superior. Veamos cómo…

Cambios de aceite mejorados

En la actualidad, los motores funcionan a temperaturas mucho más altas que antes. Esto, combinado con mayores intervalos de cambio y una refrigeración del sistema reducida, hace que el aceite lubricante esté sometido a un elevado estrés, lo que contribuye a una continua descomposición térmica y oxidativa que favorece su espesamiento, la retención de calor y la formación de depósitos.

Unos depósitos que pueden dificultar el funcionamiento normal de los anillos del pistón, y comprometer, por lo tanto, el consumo de combustible y de aceite, incrementando las emisiones contaminantes y empobreciendo el rendimiento del motor.

Por tanto, la sustitución del cambio de aceite en los intervalos recomendados es crítica para el rendimiento y la vida útil del motor. Sin embargo ¿es suficiente con los cambios de aceite tradicionales?

Con el tiempo, incluso el mejor aceite del mercado, se contamina (combustible, humedad…). Si a esto unimos las altas temperaturas del motor, el resultado es que el aceite se oxida y adquiere una mayor viscosidad, apareciendo barnices y lodos. Unos residuos que se adhieren a los componentes del motor, mermando sus propiedades. Y si estos residuos se pegan a los anillos del pistón, algo que ocurre con frecuencia, el problema aumenta.

La solución de limpieza, sencilla y eficiente, de BG Products

Para evitarlo, el profesional del taller tiene a su alcance una solución tan eficiente, como sencilla y rentable, que, en apenas 10-20 minutos, disuelve los depósitos difíciles de eliminar de los anillos del pistón, mejorando la compresión y el consumo de aceite, y ayudando a mantener en perfecto estado el turbocompresor. Esa solución se llama BG EPR®, PN 109,

Con BG EPR®, limpiador tanto para motores diésel como gasolina -inyección directa incluida-, el vehículo vuelve a tener un consumo eficiente de combustible, con un comportamiento óptimo del motor, previniendo de un consumo excesivo de aceite.

De este modo, añadiendo BG EPR® al aceite usado antes de retirarlo, limpiamos completamente el sistema para luego añadir el aceite nuevo a un ‘recipiente’ más limpio. No en vano, al realizar el cambio de aceite del motor en el taller, sea cual sea el método que utilices, siempre quedarán restos de esos barnices y lodos. Y esos restos, con los años, irán superponiéndose en capas hasta comprometer seriamente la vida de los componentes afectados.

BG Performance Oil Change, la opción más completa

Gracias a BG EPR, ya estaremos mejorando los cambios de aceite tradicionales, si bien podemos mejorarlos aún más completando el Servicio de Cambio de Aceite (BG Performance Oil Change) del que BG EPR forma parte.

De esta forma, si añadimos BG EPR + BG DOC o BG MOA (dependiendo de si el motor es diésel o de gasolina), además de eliminar los residuos con el primero, con BG DOC o BG MOA mejoramos las propiedades del aceite nuevo, evitando su oxidación y manteniendo la viscosidad correcta.

Y si recomendamos el servicio completo: BG EPR + BG DOC o BG MOA + BG 245 o BG 44K (dependiendo también de si el motor es de gasóleo o de gasolina) obtenemos los beneficios anteriores, al tiempo que eliminamos y disolvemos los depósitos de todo el sistema de inyección, incluidos los inyectores de combustible y las cámaras de combustión, restaurando el rendimiento, la potencia y la eficiencia del combustible y reduciendo las emisiones…

Así, con BG Performance Oil Change limpiamos adecuadamente el sistema de lubricación del vehículo, aumentando la compresión en el motor. Además, mejoramos las propiedades del aceite nuevo, neutralizando los ácidos, y evitando su evaporación y limpiamos también el sistema de alimentación. ¿El resultado? Operaciones rentables para tu negocio que devuelven a los motores sus prestaciones y rendimiento originales, optimizando su consumo y eficiencia, consiguiendo, al mismo tiempo, clientes más satisfechos.

¿Has calculado cuánto podrían aumentar tus ingresos anuales si con cada operación de cambio de aceite ofrecieras servicios mejorados con las distintas soluciones que te propone BG Products?

Estos servicios de valor añadido son más ejemplos de cómo BG Products y Guaja Trading ayudan a los negocios de mantenimiento y reparación de vehículos a generar más ingresos, optimizar sus recursos y mejorar su rentabilidad ¿Aún no nos conoces?

Cómo restaurar en el taller la potencia y la eficiencia de los motores GDI de gasolina con una operación ‘6 en 1’

Cómo restaurar en el taller la potencia y la eficiencia de los motores GDI de gasolina con una operación ‘6 en 1’

Los motores gasolina con sistemas de inyección directa, pese a ser muy eficientes y ofrecer unas emisiones muy bajas, acumulan rápidamente mucha suciedad y depósitos, sobre todo, en las boquillas de los inyectores.

Esto hace que se obstruyan sus orificios de pulverización de combustible, provocando que la ECU realice cálculos de dosificación erróneos, lo que acaba resultando en un consumo excesivo y unas emisiones de gases elevadas.

De este modo, la carbonilla generada por estos propulsores no sólo afectará a la eficiencia en términos medioambientales y de ahorro de combustible. También afectará al rendimiento del motor, provocando una perceptible pérdida de potencia, incluso, un mayor consumo de aceite lubricante ¿Podemos corregir estos problemas en el taller con alguna operación sencilla que, además, sea rentable? Sí, gracias a BG Products. Veamos cómo…

El ‘6 en 1’ de BG Products: Servicio BG Platinum para motores GDI

Si bien BG Products ofrece varias soluciones para este problema, veamos cómo actúa el Kit Platimun de limpieza de Admisión e Inyección.

Mediante la herramienta BG Platinum E101-1380 dispersamos en el sistema un limpiador de alta potencia (PN 261 BG Platinum Air Intake, Valve & Combustion Chamber Cleaner) que, en combinación con BG Platinum 44K (que se vierte directamente en el depósito de combustible), para conseguir una correcta atomización en puertos, válvulas y cámaras de combustión.

Para realizar de forma óptima este servicio (y mejorar la productividad del taller) con el Depresor Acelerador Automático podremos acelerar el motor durante ciertos intervalos del Servicio. Y es que BG Rev-It™ acelera el motor automáticamente a las rpm que deseemos y durante los intervalos que marque el servicio que estemos realizando para que los técnicos puedan realizar otros servicios de manera segura mientras el servicio está en funcionamiento.

Entonces ¿qué conseguimos con esta intervención? Con una única operación logramos seis efectos:

  1. Limpiar los inyectores de combustible.
  2. Eliminar los depósitos de la cámara de combustión.
  3. Limpiar el cuerpo del acelerador.
  4. Limpiar el pleno y la toma de aire.
  5. Corregir el equilibrio de combustible y aire en el sistema.
  6. Limpiar las válvulas de admisión y los puertos.

De esta forma, con una operación tan completa para la limpieza del motor como sencilla y rentable para el taller, el coche del cliente de nuestro taller conseguirá cuatro beneficios inmediatos: recuperará la eficiencia del combustible,  restaurará su rendimiento y potencia y reducirá las emisiones contaminantes.

Además, BG Products pone a disposición del técnico del taller una guía de servicio de ayuda para cada marca y modelo de vehículo, que se actualiza continuamente.

La suciedad en los motores de inyección directa de gasolina

Debido a la forma en que trabajan los motores de inyección directa, los detergentes y otros agentes de limpieza agregados al combustible no pueden limpiar puertos y válvulas como sí se produce en los motores de inyección indirecta.

Por eso, a medida que se acumulan kilómetros en los vehículos de los clientes de nuestro taller, tanto el combustible que se inyecta directamente en el motor como el resto de impurezas generadas por el funcionamiento del motor de combustión hacen que se acumule carbonilla. Unos problemas que empiezan a notarse cuando el odómetro alcanza entre los 50.000 y los 100.000 kilómetros.

Seguir el programa de mantenimiento recomendado por el fabricante de cada vehículo, de este modo, ayuda en gran medida a prevenir la acumulación de depósitos de carbonilla en los motores GDI. Esto incluye también, los cambios de aceite, de bujías…Asimismo, realizar una limpieza del sistema de inyección de combustible ayuda a que el propulsor funcione de forma óptima.

El Servicio BG Platinum para motores de gasolina GDI es un ejemplo más de cómo BG Products y Guaja Trading ayudan a los negocios de mantenimiento y reparación de vehículos a generar más ingresos, optimizar sus recursos y mejorar su rentabilidad ¿Aún no nos conoces?

¿Pérdida de potencia y consumos elevados en motores GDI? Con una sencilla (y rentable) operación en el taller es fácil restablecer su eficiencia

¿Pérdida de potencia y consumos elevados en motores GDI? Con una sencilla (y rentable) operación en el taller es fácil restablecer su eficiencia

Los motores de inyección directa de gasolina modernos, como los propulsores TCE, GDI, THP y TFSI, entre otros, se caracterizan por un considerable incremento en sus prestaciones (par motor, potencia…) respecto a los tradicionales de inyección indirecta, con una reducción de las emisiones y una mejora de los consumos.

Sin embargo, estos propulsores, como ya hemos visto en el blog de BG Products, tienen también sus inconvenientes. Uno de ellos es que acumulan una cantidad mucho mayor de carbonilla en el sistema de admisión, principalmente, en las válvulas. Esto hace que el conductor note una pérdida de potencia, un motor irregular al ralentí o un aumento en los consumos.

Y es que, en este tipo de motores, los depósitos de carbonilla se acumulan en la parte posterior de las válvulas y en los sistemas de admisión de aire. Esto se debe a la colocación del inyector dentro de la cámara de combustión ¿Y es posible eliminar esta suciedad? Sí, aunque requiere una fórmula diseñada específicamente para abordar los depósitos del sistema de inyección.

¿Por qué se acumula tanta carbonilla en los motores GDI?

En primer lugar, el aceite al alcanzar cierta temperatura, empieza a emanar vapores que contendrán carbonilla del propio aceite, situación que se va agravando con el deterioro paulatino del lubricante, y más si se retrasa su sustitución. Y aunque estos vapores son succionados por el motor y añadidos al proceso de combustión, consumiéndolos, esto da como resultado una contaminación más rápida de las partes del motor por donde circulan esos gases, como el colector y las válvulas de admisión.

Otro factor que hace que el sistema de admisión de los motores de GDI se contamine rápidamente, es el hecho de que estos propulsores no se ‘limpian’ con la gasolina, ya que el combustible se inyecta directamente en la cámara de combustión. En los sistemas de pulverización previa a la válvula (inyección indirecta), la gasolina limpia constantemente la válvula haciendo que los residuos no se acumulen.

¿Y cómo podemos limpiar en el taller esa suciedad y recuperar la potencia del motor?

Gracias a BG Products, podemos afrontar la limpieza del sistema de admisión/ inyección directa de gasolina de hasta tres formas distintas.

OPCIÓN 1.- Por un lado, podemos realizar, como parte del servicio del sistema de combustible BG, una limpieza altamente efectiva de todo el sistema de alimentación gasolina y de admisión gasolina, gracias a la herramienta BG 22 VIEW VIA® y los limpiadores del sistema de admisión PN 260 BG Air Intake and Valve Cleaner y del sistema de inyección PN 201 Fuel Injection & Combustion Chamber Cleaner.

OPCIÓN 2.- Otra posiibilidad sería con el Kit Platimun de limpieza de Admisión e Inyección que, mediante la herramienta BG Platinum, que dispersa un limpiador de alta potencia (PN 261 BG Platinum Air Intake, Valve & Combustion Chamber Cleaner) y, en combinación con BG Platinum 44K (que se vierte directamente en el depósito de combustible), consigue una correcta atomización en puertos, válvulas y cámaras de combustión.

OPCIÓN 3.- Y la alternatvia más sencilla para el taller (y también la más económica para el cliente) vendría de la mano de BG Aerosol Carbon Eliminator, el eliminador de carbonilla que elimina los depósitos y otros contaminantes que se acumulan en los sistemas de admisión gasolina.

Cómo funciona BG Aerosol Carbon Eliminator

Si bien con este aerosol, fácil de usar y que no requiere maquinaria específica, no acometeremos una limpieza tan profunda que con los dos métodos anteriores, obtendremos resultados realmente sorprendentes, ya que limpia, lubrica y protege la mariposa de admisión, el cuerpo del acelerador,  las válvulas de control de aire y demás componentes, sin dañar el catalizador o el sensor de oxígeno (sonda lambda).

Una vez que el motor alcanza su temperatura normal de funcionamiento, se apaga, se retira el conducto de admisión y se vuelve a arrancar. Aceleramos 2 veces el motor y lo dejamos al ralentí. Entonces pulverizamos BG Aerosol Carbon Eliminator directamente sobre la placa del acelerador en intervalos de 5 segundos con un período de descanso de 15 segundos entre pulverizaciones.

Después, aceleramos brevemente el motor una vez por minuto a 3.500 rpm y dejamos que el motor se recupere a ralentí entre pulverizaciones hasta que se vacíe el aerosol. Esto es importante ya que la aplicación de limpiador sin períodos de descanso puede sobrecalentar el catalizador y/o provocar daños en el motor. Una vez hayamos terminado, apagaremos el motor y volveremos a conectar el conducto de admisión, para realizar una prueba dinámica del vehículo durante unos 20 minutos para eliminar todo el limpiador restante.

Para que el resultado de la operación sea óptimo, conviene cambiar el aceite y el filtro después de este servicio.

Todas estas soluciones que mejoran el rendimiento y la potencia del motor son buenos ejemplos de cómo BG Products y Guaja Trading ayudamos a los talleres a generar más ingresos, optimizar sus recursos y mejorar su rentabilidad con operaciones que, además, consiguen clientes satisfechos ¿Aún no nos conoces?

Cinco características de los motores GDI (y cómo conseguir que mantengan sus prestaciones)

Cinco características de los motores GDI (y cómo conseguir que mantengan sus prestaciones)

Hasta no hace mucho tiempo, cualquiera que sabía un mínimo de mecánica tenía claro que un motor de gasolina V8 era rápido, potente y que consumía mucho carburante. Mientras, uno de cuatro cilindros era más lento, menos potente, aunque más ahorrador en combustible. Sin embargo, esto ha cambiado con la inyección directa de gasolina (GDI, por sus siglas en inglés).

Y es que cuando los fabricantes han puesto a trabajar a los motores de gasolina como lo venían haciendo los diésel, el mercado ha dado un giro radical y las carreteras se vuelven a llenar de coches de gasolina tan potentes o más que los de antes, pero con consumos más contenidos y menos contaminantes.

Por eso, no es de extrañar que en sus primeros siete años en el mercado, el motor GDI creció de ser insignificante a pasar a ser el 38% de todos los automóviles vendidos en Estados Unidos y que estos motores acumulen premio tras premio.

Pero ¿cómo son realmente los motores GDI? ¿Sabe el cliente del taller qué necesidades tienen? Podemos decir que los motores GDI tienen cinco características que los hacen únicos.

1. Tienen un rendimiento complejo

Esencialmente, un motor GDI tiene tres atributos de rendimiento notables: potente, eficiente en combustible y de combustión limpia. Para lograr los tres, el GDI está construido como un diésel, pero funciona con gasolina.

Al igual que en los motores de gasóleo, los inyectores GDI están ubicados dentro de la cámara de combustión para inyectar la combinación correcta de combustible y aire para producir una combustión más completa en el momento más oportuno.

2. Actúan con precisión

El tiempo de inyección, la coordinación y la colocación del inyector dentro de la cámara de combustión son esenciales para la eficiencia del motor GDI. Con el inyector dentro de la cámara de combustión, la ECU del motor tiene un control más preciso sobre la cantidad de combustible rociado durante la inyección. Esta precisión de inyección crea una explosión más completa con más potencia y muy poco desperdicio de combustible.

3. Sus ‘enemigos’ pueden no parecer peligrosos

Si el inyector no rocía combustible limpio, la válvula de admisión GDI se recubre rápidamente de carbonilla. Así, los depósitos de carbonilla pueden acumularse significativamente y, acabar, ahogando el suministro de aire del motor, reduciendo la potencia y emitiendo humo negro excesivo.

4. Reciben una paliza bajo presión extrema

La acumulación de carbonilla causa problemas importantes en tres áreas principales: inyectores, admisión y en las cámaras de combustión. Muchos de estos problemas se deben a la ubicación del inyector. Constantemente expuestos a los elementos extremos de la cámara de combustión, los inyectores pueden taponarse rápidamente con depósitos que afectan al rociado de combustible.

Entonces, los depósitos de carbono se calientan y se adhieren a los pistones porque los inyectores no están en condiciones de rociarlos con combustible limpio.

Y debido a la ubicación del inyector dentro de la cámara de combustión, el combustible no puede ‘lavar’ las válvulas de admisión para protegerlas de más acumulación de depósitos. De hecho, si espera hasta el primer cambio de aceite, a lo largo de miles de kilómetros, estas válvulas no estarán limpias en absoluto.

Las válvulas de admisión están ubicadas en la parte inferior de un colector de admisión muy complejo, justo encima de la cámara de combustión. Como resultado, los depósitos de hidrocarburos se acumulan rápidamente y se ‘cuecen’ en la parte posterior de las válvulas.

5. Necesitan una defensa adecuada para funcionar correctamente

Debido a la acumulación de depósitos en inyectores, puertos de admisión y válvulas, y cámaras de combustión, muchos conductores con nuevos vehículos GDI han notado pérdida de rendimiento, caída de eficiencia y mayores emisiones ya en los primeros 5.000-8.000 km.

Por eso, el taller debe ‘educar’ a sus clientes GDI sobre sus sofisticados motores y hacerles ver los problemas que pueden surgir, si se descuidan las ‘tácticas de defensa’ (mantenimiento) adecuadas.

Para una limpieza de depósitos más efectiva, un sistema de limpieza para motores de inyección directa de gasolina eficaz aborda soluciona rápidamente esta acumulación de carbonilla.

Y es que, si no estás prestando una atención especial a los motores GDI en tu taller, estás perdiendo una gran oportunidad, de ofrecer un servicio tan rentable para ti como eficaz para mejora del rendimiento de los motores de los coches de tus clientes, además de prevenirlos de costosas averías.

Los motores GDI son máquinas complejas, pero evitar sus problemas no tiene que ser ni difícil ni doloroso.